martes, 25 de febrero de 2014

BUSCANDO CONSUELO Y DIRECCIÓN




Cuando te encuentras en una crisis, rápidamente recurres a Dios
para buscar consuelo y dirección.

Una señal segura de crecimiento espiritual es que llevas cada problema y crisis inmediatamente a Jesús. Has aprendido que tienes un sitio a donde ir.

Algunos cristianos están siempre en crisis. Cada vez que te encuentras con ellos, te dan otra queja terrible: "Estoy confrontando una cosa tras la otra. No sé que hacer." Están dispuestos a contarles su problema a cualquiera que este a su alrededor. Pero nunca lo llevan a Jesús, como si Jesús no tuviese nada que ofrecerles.

No me malinterpretes: No me estoy refiriendo a cristianos que están pasando por problemas reales, legítimos. Cada día nuestro ministerio recibe mensajes de santos que están soportando sufrimientos severos. Mas bien, me estoy refiriendo a los "llorones profesionales" en la iglesia. Son profesionales en quejarse. Cuando los escuchas, quisieras preguntarles: “¿Tu Dios, esta muerto? ¿Por qué no recurres a los recursos que él te ha provisto? ¿No sabes que él te ha hecho mas que un vencedor?"


Cuan agradable es para el Señor que vayas a él con todas tus preocupaciones. Tu sabes que tienes a alguien que es fiel en ayudarte a pasar esta situación.