lunes, 16 de mayo de 2011

LA NOVIA DE CRISTO

 

El Salmo 45 nos ofrece una imagen de Cristo y su novia. Una gran boda va a tomar lugar, y el escritor rebosa con éxtasis y entusiasmo. Rebosa mi corazón palabra buena (Salmo 45:1). 



El salmista casi no puede contenerse. El esta tratando de describir algo que ve con su ojo mental una ceremonia increíble, con un Novio grandioso y glorioso y una bella novia vestida de oro!

Varios años atrás, el mundo entero quedo fascinado por la boda real en Inglaterra. Millones alrededor del globo estaban pegados a sus televisores mientras la Princesa Diana y el Príncipe Carlos se casaban. Fue una de las bodas mas lujosas celebrada en la historia moderna.

Las cadenas de televisión tenían comentaristas de color quienes describan cada detalle de la función. Cortes de noticias mostraban la vida real y principesca de Carlos sus juegos de polo, sus obligaciones como príncipe y su herencia como próximo rey de Inglaterra, su trono, sus riquezas y su palacio.

Los comentaristas también describían en detalle exquisito todo acerca de la Princesa Diana. Y la imagen era increíble: su peinado, su vestido real, su séquito, sus zapatos, sus adornos, su anillo, sus flores, su carroza real. Hasta durante la ceremonia nupcial, mientras la pareja estaba junto al altar, un comentarista susurro detalles al micrófono: Verdad que es bella? Mira sus zapatos, sus flores.


Era romántico, impresionante un príncipe y una princesa unidos en sagrado matrimonio hasta que la muerte los separe. La gente por todo el mundo lloraba al verlos. Pero hoy hemos vivido para ver este matrimonio desintegrarse en una de las rupturas mas sórdidas y feas en la faz de la tierra!

El matrimonio descrito en el Salmo 45, por otro lado, es una unión mucho mas gloriosa y grandiosa. Esta también esta llena de romance, belleza y majestad, pero es un matrimonio que nunca terminara. Su propósito es gloria eterna!